Cayó el Primer Galardón del Año

Estándar

Imagen de Archivo: Mike Ehrmann/Getty (vía Zimbio).

Los peces por fin sacaron beneficio al progreso de esta temporada, llevándose el premio del Comeback Player of the Year por segunda vez en su historia. ¿El beneficiado? Casey McGehee.

La revista Sporting News, que entrega esta distinción y varias otras desde 1965, sondeó a 196 peloteros de todos los colores para la edición de este año. Casey lideró la Liga Nacional con 26 votos, superando a nombres de la talla de Tim Hudson y Matt Kemp. En la Liga Americana, Chris Young, lanzador de los Seattle Mariners, se llevó la palma con 49 puntos.

Darren Daulton ganó por primera vez este premio para los Marlins en 1997, siendo cuarto bate y primera base del plantel que ganó nuestra primera Serie Mundial.

Visto en la ALCS

Estándar

Imagen: MLB Fan Cave.

Imagen: MLB Fan Cave.

Tal como lo hiciera hace dos años en la Serie Mundial, el misterioso fan de los Marlins con jersey naranja se hizo presente en el cuarto juego de la ALCS entre Baltimore y Kansas City. Y como no podía ser menos, lo hizo con asientos en los lugares de máximo privilegio.

Espero que este piltrafilla, sea quien sea, pueda ver un partido de postemporada en el Acuario más temprano que tarde.

Mucha Suerte, Número 59

Estándar

Foto de Archivo: Ralph Freso/Getty (vía Zimbio).

Al igual que el año pasado, los Marlins iniciaron la temporada de descanso perdiendo a uno de sus jugadores por el sistema de waivers.

Ed Lucas, quien hiciera su debut con Miami a mediados del 2013 tras casi 11 temporadas en las ligas menores, fue reclamado por los Texas Rangers.

El veterano de 32 años acumuló 573 apariciones en el plato con los peces, compilando una línea de .255/.302/.323 y un OPS+ de 73 en 163 partidos. A pesar de su escasa contribución con el bate, dio a Miami gran versatilidad con el guante, jugando en seis posiciones diferentes y contribuyendo 1.3 dWAR durante ese periodo.

Más allá de los números y otras estadísticas, Eddie Lucas es de esos jugadores que siempre causan buena impresión. Un tipo que se ganó su lugar en la MLB a pulso, sin hacer trampas y que siempre sacó pleno partido a sus capacidades. Desde este blog, le deseo la mejor de las suertes en la tierra de la estrella solitaria.

Notas Breves: Stanton, Redmond

Estándar

Foto: Benny Sieu/USA Today Sports (vía FishStripes).

Aquí van dos apuntes que se me quedaron en el tintero luego del no-hitter que sufriéramos ayer a manos de Jordan Zimmermann.

  • Giancarlo-Cruz Michael Stanton sumó otro impulso a su potencial premio de MVP, ganando el primer título de cuadrangulares para la nave miamense. Stanton terminó la campaña 2014 con 37 cañonazos, cinco más que Anthony Rizzo de los Cubs, a pesar de no haber jugado desde el 11 de septiembre producto del infame pelotazo que recibiera en Milwaukee.
  • Mike Redmond recibió ayer una extensión de contrato hasta el final de 2017, dándole dos temporadas extra al pacto de tres años que firmara a finales del 2012. Lo de nuestro piloto es notable, puesto que mantuvo a los muchachos compitiendo hasta casi las últimas de cambio luego de haber soportado la tortura de perder 100 juegos en 2013. Red se ha convertido en todo un líder en el camarín y los muchachos han asimilado, poco a poco, su idea de juego.

Completamos la Vuelta

Estándar

La vida suele darte esta clase de bofetadas, mi querido Henderson. Foto: Mitchell Layton (vía FishStripes).

El año pasado, tuvimos un final de ensueño cuando Henderson “Nishimoto” Álvarez lanzó un no-hitter contra los Detroit Tigers en el último día de la temporada. Y como si el argumento hubiera sido escrito por la mayor de las ironías, Miami se vio en el lado equivocado de un no-no un año después.

Sólo Justin Bour -boleto- y Garrett Jones -tercer strike dejado caer- pudieron ponerse en base ante un excepcional Jordan Zimmermann (W, 14-5), quien ponchó a 10 bateadores en camino a hacer historia. Es el primer no-hitter lanzador por un capitalino en la breve historia de la franquicia.

Un error, más conocido como el cuadrangular solitario que concedió a Ian Desmond en la segunda manga, condenó a “Nishimoto” (L, 12-7) a bailar con la fea. A pesar de permitir 11 incontestables, el venezolano registró tres strikeouts y no dio pases libres.

Raya para la suma, Miami termina la temporada en el cuarto puesto de la División Este y con récord de 77-85. Es nuestra quinta temporada al hilo con marca bajo .500, pero la primera desde 2011 en la que evitamos el sótano. Ganamos 15 partidos más que el 2013 y estuvimos compitiendo hasta los últimos suspiros del calendario. Y todo esto sin contar con José “Sawamura” Fernández desde mayo o Giancarlo Cruz-Michael Stanton desde el 11 de septiembre pasado.

Sacado de la KBO

Estándar

Guardamos lo mejor para el final, al parecer. Foto: Instagram de los Marlins.

Un partido que pareció sacado de la KBO de este año, dado el horrible nivel que mostró el pitcheo, fue el que disputaron los Marlins y Nationals en la segunda mitad del doubleheader de ayer.

Andrew Heaney, en su última salida del año, estuvo bien por debajo de lo que se esperaba. Sólo duró cuatro mangas, en las que cedió el mismo número de carreras y seis hits, con un boleto contra tres strikeouts. Brad Penny lo relevó y no lo hizo mucho mejor, dándole a los capitalinos dos rayitas y tres incontestables en 1 2/3 capítulos. Por su litro, A.J. Ramos lanzó una octava perfecta para llevarse su séptima victoria del año.

La nave miamense se encargó rápidamente del novato Taylor Hill (L, 0-1), quien fue zarandeado al tono de 10 hits y 7 carreras en 4 2/3 episodios. Destacaron un triplazo de tres carreras de J.T. Realmuto en la quinta y un sencillo impulsor de Casey “Tits” McGehee para abrir los fuegos nada más iniciar el partido.

Kike Hernández cerró todo con el primer Grand Slam de su carrera en la novena ante el relevista Craig Stammen, quien no pudo sacar un sólo out.

Miami llegó así a 77 victorias este año, quedando en un triple empate con los Braves y Mets por el segundo lugar de la división. Mi predicción original para los peces era de máximo 76 victorias y un tercer puesto. Esto habla volúmenes de lo mucho que ha madurado el plantel.