450 Millones de Razones Para Sonreír

Estándar

Imagen de Getty Images (vía DayLife)

Ya sabemos que Jeffrey Loria ha sido una figura polarizante durante su periodo como dueño de los Marlins. Es cierto que nos trajo una Serie Mundial, pero también desarmó varios equipos buenos y tuvo al plantel en condiciones espartanas durante varias temporadas. Pero el abrupto golpe de timón que significó la transición a la nueva historia de la franquicia lo ha vuelto a poner en un tono algo más favorable para la fanaticada.

191 millones de dólares en contrataciones de agentes libres, otros 155 en financiación directa para el nuevo estadio y la tremenda expectación generada por el inicio de esta era como los Miami Marlins tiene al club con un valor neto de 450 millones de la divisa norteamericana. Y aunque estamos por detrás de todos nuestros rivales de división en este ítem, hay algo con lo que sí podemos abofetearles la cara: según cifras compiladas por la revista Forbes, tuvimos el mayor crecimiento durante el último año (25%) y también operamos con un margen de US$12.7 millones, el mayor en el Este de la Nacional. A nivel general, estamos en el 21º puesto.

En general, el valor promedio de una franquicia bordea los US$605 millones, y su principal soporte son los contratos de televisión para transmitir los juegos.

A pesar de que el club todavía no ha podido ganar el gallito en esas lides, la cifra dada por Forbes es un indicio muy positivo de que las cosas se han estado haciendo bien. Lo que pasa es que, durante los periodos de austeridad, casi nunca se ven beneficios. De ahí que Loria se haya forjado una reputación como un ejecutivo excesivamente tacaño, cuyas ideas artísticas sobrepasaban sus conceptos peloteros. Aunque, siendo francos, nunca tuvo la ventaja durante la estancia en el antiguo acuario que cambiaba de nombre cada dos por tres. Cito a Nathan Vardi, de la misma publicación:

Los Marlins de Loria habían tomado por sorpresa al mundo beisbolero ganando la Serie Mundial de 2003, pero el equipo jugaba frente a pequeños públicos y en un estadio de fútbol (americano) propiedad de Wayne Huizenga. Loria estaba atado a uno de los peores contratos en la historia del béisbol, pagando US$2 millones al año en alquiler y otros ítems, sin recibir dinero por las suites de lujo y apenas el 37% de las tarifas de estacionamiento.

En ese entonces, el plan para el estadio que podemos ver ahora en Little Havana estaba proyectado para 2007. Pero la falta de apoyo de los gobiernos locales -que incluyó una dolorosa derrota judicial- terminó por aplazar el proyecto durante cinco años. Por esos tiempos, muy poca gente pensó que el béisbol tendría algún futuro en Florida. Se hablaba de mover al equipo… Hasta que el apoyo estatal le permitió llevar a cabo su gran proyecto, con un fondo de 360 millones de dólares que será cubierto por impuestos y visitas turísticas de aquí al… Mejor no hago los cálculos.

Lo cierto es que Jeffrey Loria está en el podio de los ganadores, básicamente porque la austeridad le permitió construir un plan sólido a largo plazo -objetivo principal del revenue sharing-, cuyos resultados vemos ahora. Vardi coincide:

Loria contrasta con el mayor problema que enfrenta hoy el béisbol: dueños irresponsables que están hundiendo a sus franquicias gracias a comportamientos igualmente irresponsables. Está construyendo algo en el sur de Florida, un gran mercado donde el juego tiene una buena chance de expandirse (…) Comparen su comportamiento con el desastre en Queens, donde los dueños de los Mets se han visto forzados a cortar costos de plantilla en los primeros años del Citi Field.

Puede que a muchos les parezca un sujeto intragable, aunque si me dan a elegir entre Loria o los hermanos Wilpon, me quedo con el primero a ojos cerrados. Para qué hablar de la parejita que son Frank y Jamie McCourt… Nadie es perfecto, pero nuestro dueño ha sabido cómo hacer crecer el árbol de dinero. Desde que asumió, su inversión inicial de 150 millones se ha triplicado, dándole una excelente chance de vender el club dentro de los próximos seis años. Sin embargo, no creo que se incline hacia ese camino.

About these ads

Un comentario en “450 Millones de Razones Para Sonreír

Dejen sus comentarios con toda tranquilidad, que el blog no muerde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s