Sacándose las Espinas

Estándar

Aníbal Sánchez hizo lo que sabe y dejó mudos a los 45.574 fanáticos que repletaron el Citizens Bank Park. Foto: Alex Brandon/AP (vía FanFeedr).

Perder la serie en Cincinnati dolió como si me hubieran matado a mi madre. El del domingo era un partido absolutamente ganable hasta el chapuzón de Heath Bell. El oponente del lunes, sin embargo, era un rival directo: los Phillies de Philadelphia, que siguen inspirando respeto a pesar de las lesiones y su núcleo cada vez más viejo -por no decir deteriorado al extremo-.

Aníbal Sánchez -quien ha sido llamado el abrido más subestimado del béisbol con justa razón- hizo un estupendo trabajo en la lomita, limitando a los dirigidos de Charlie Manuel a apenas dos carreras, seis hits y un boleto en 6 1/3 sólidas entradas. Tres relevistas floridanos -Randy Choate, Edward Mujica y Steve Cishek- aplicaron el blanqueador por el resto del camino. La actuación de los brazos miamenses desnudó los peores temores de la parcialidad local: una ofensiva anémica intermitente e impotente durante la mayor parte del partido, que sólo vio algo de luz gracias a un doble de dos rayitas, cortesía de Freddy Galvis en la parte baja de la séptima.

Los dirigidos por Ozzie Guillén presionaron el acelerador desde el primer minuto, sin dar un respiro a sus rivales. Foto: Drew Hallowell/Getty.

Por su parte, la ofensiva construyó un colchón de seis carreras para darle al oriundo de Maracay su primera victoria del año y arruinar, al mismo tiempo, el home opener de los albirrojos. Omar Infante volvió a demostrar que está en racha, conectando dos home runs en solitario. Hanley Ramírez abrió los fuegos en la primera con un duro sencillo al jardín izquierdo luego de que José Reyes y Emilio Bonifacio ejecutaran un perfecto doble robo ante Carlos Ruiz. En la cuarta, nuestro tercera base cruzó el plato gracias a un doblete de Gaby Sánchez. Esos cuatro primeros golpes fueron más que suficientes para cimentar la ventaja contra el zurdo Cole Hamels (L, 0-1), quien estuvo muy por debajo de su nivel habitual. A pesar de sus nueve strikeouts, cedió ocho imparables -sin boletos- y apenas lanzó 5 1/3 episodios.

Austin Kearns hizo que su primer hit como miembro de los Marlins fuera memorable: un bambinazo contra Jonathan Papelbon en la parte alta de la novena, que se convertiría en la guinda de la torta y sellaría el marcador final de 6-2. Gran día para las intenciones de la escuadra multicolor, que descansará mañana, aunque Ozzie tendrá que volver a Miami para salir del entuerto social y periodístico que causaron sus declaraciones a la revista TIME. ¿Habrá un post sobre ello? Ya veremos…

2 comentarios en “Sacándose las Espinas

  1. Saludos desde España amigo. GUAU!!! Habéis sido noticia en todos los noticieros, incluso de España, con la polémica que ha suscitado Ozzie Guillén. Se ha metido un buen lio, tenido en cuenta donde trabaja ahora.
    Lo que me ha sorprendido es que no hayas posteado nada al respecto.
    En fin, espero que las aguas se calmen y podáis poner a punto la maquinaria que tenéis manejando que os puede dar muchas alegrías si la química en el seno del equipo es la adecuada.
    Hasta pronto.
    Padres hispanos http://berkutmartin.mlblogs.com/

    • Créeme que a mí también me choqueó bastante la estupidez mayúscula que hizo Ozzie, y no la justifico para nada. Pero si no postée nada fue básicamente porque salieron chorrocientas mil columnas sobre el tema, y no quería seguir avivando las llamas. Además, yo soy un bloguero de béisbol, no columnista político -de ésos ya tenemos demasiados, contando a los opinólogos de tercera-, y el tema de marras era 101% política.

      Aunque el daño ya está hecho -especialmente entre los sectores más radicales del exilio cubano, que no se lo perdonarán nunca-, aprecio mucho que Ozzie haya tenido la valentía de reconocer su error y pedir disculpas públicas por ello. Vi su conferencia de prensa hace un par de días y la posición que tomó me pareció muy sincera. Yo, así como muchos otros fans de los Marlins, hemos dado vuelta la página y seguimos apoyando a nuestro equipo, aunque a algunos les cause urticaria.

      Y como tú bien dices, ahora lo que importa es volver a poner la máquina en marcha y ganar todos los partidos posibles. Porque la mejor forma de taparle la boca a los críticos -políticos o no- es ganar.

      Saludos desde Santiago de Chile.

Dejen sus comentarios con toda tranquilidad, que el blog no muerde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s