Despedido

Estándar

Otro más que muerde el polvo. Foto: @Marlins

Tal como pasó con aquella pesadilla llamada Heath Bell, el capítulo de Ozzie Guillén ha llegado a su fin en Miami tras apenas una temporada. De momento, no se ha nombrado un sucesor directo, aunque según Larry Beinfest, presidente de operaciones de la franquicia, la búsqueda del reemplazante ha comenzado “inmediatamente”.

Con el despido, el club le quedará debiendo al venezolano tres cuartas partes del contrato que firmaron el año pasado, cuya remuneración ascendía a la nada despreciable cifra de US$10 millones.

Este movimiento dejó a Guillén como chivo expiatorio de la mala temporada del club, que terminó con récord de 69-93 -17 victorias menos que lo que afirmaban todas las proyecciones; cuarto peor registro en la historia del club- y enterrado en el sótano del Este de la Nacional. Lo que resulta aún más decepcionante si consideramos las tres grandes adquisiciones hechas en las reuniones invernales y la inauguración del nuevo parque, cuyos montos acumulados suman US$634 millones.

Y si pongo el término “chivo expiatorio” no es por ser antojadizo, ni mucho menos. Ozzie admitió su parte de la culpa en el fracaso sonado que fue esta temporada, pero también puso un punto acertado al decir que no tenían que cargarle todos los dardos a una sola persona. Esos mismos dardos pueden esparcirse por todo el árbol organizacional, desde Jeffrey Loria y su mesa directiva hasta quienes se encargan de mantener los camarines. Todos se equivocaron, y que intenten negarlo es cinismo puro.

Del mismo modo, puede dejarse también en el bote de la basura la excusa de una falta de respeto de los jugadores. Porque salvo El Innombrable, todos apoyaron a Ozzie sin reservas desde principio a fin, incluso cuando estaban todas las oportunidades para tomar un chaleco salvavidas y abandonar el barco.

Desde 2002, cuando Loria compró el equipo, ocho personas diferentes han pasado por el puesto. Y si vemos los resultados, en estos diez años hemos cosechado una Serie Mundial (2003) y cinco temporadas con récord sobre .500 (2003-2005, 2008 y 2009). El resto, sólo fracasos. Tal vez sean ciertas las palabras que Fredi González dijera hace algún tiempo:

No existe un solo Manager que Jeffrey considere suficientemente bueno. Ni siquiera Connie Mack.

Da para pensar, damas y caballeros. Da para pensar. Lo único que le queda ahora a Ozzie es ver cómo ocupará su tiempo de ahora en adelante. Eso sí, espero que no termine haciendo un trabajo de medio tiempo en la Oficina Federal de Decoración Navideña.

Y son varios los que se unen a Oswaldo en recibir el sobre azul, porque casi todos los miembros del cuerpo de entrenadores también fueron cesados de sus funciones. Los damnificados de forma poco ceremoniosa y cuasi-humillante son…

  • Joey Cora, entrenador asistente.
  • Randy St. Claire, entrenador de pitcheo.
  • Eduardo Pérez, entrenador de bateo.
  • Gary Thurman, entrenador de primera base.

Los únicos que se salvaron de la guillotina fueron Joe Espada -tercera base- y Reid Cornelius -bullpen-. Aunque me complace en extremo que Pérez haya salido por la simple razón de que los bates se desinflaron espectacularmente mientras él estuvo a cargo, la salida de St. Claire se justifica, aunque vagamente. Los pitchers del equipo declararon en repetidas ocasiones que era un gusto trabajar con él, e incluso Javier Vázquez, quien lanzara su última temporada como pelotero profesional con los peces, revivió en la segunda mitad del 2011 gracias a sus consejos.

¿Y qué hay de los candidatos para suceder a Ozzie? Suenan de forma tentativa en el frente interno Jeff Conine y Mike Lowell, figuras de gran significado histórico para la franquicia, aunque sin experiencia alguna como entrenadores. También se han considerado los servicios de Tim Wallach (LAD), Dave Martínez (TB) e incluso de Sandy Alomar, Jr. (CLE). Incluso hay posibilidades de que alguien como Mike Redmond -receptor suplente en el equipo que ganó todo el 2003- asuma el mando de la nave miamense. De cualquier modo, la experiencia como Manager no sería una condición sine qua non para optar al puesto.

Habrá que ver cómo termina este culebrón, señoras y señores. Lo cierto es que va a estar trepidante, aunque bien podría desembocar en algo tan descabellado como la elección de la Reina del Festival de Viña del Mar. Ay, Dios…

About these ads

2 comentarios en “Despedido

  1. Saludos desde España.
    ¡Vaya, vaya, como ha quedado destrozado el proyecto del año pasado a este!
    Si que han cambiado las cosas. Lo de Bell era previsible (no me gusta la idea de verlo por el Oeste demasiadas veces enfrentándose a SD). Ya verás como ahora lo hace bien en AZ.
    Lo de Guillén me sorprende a medias, porque le considero muy válido para llevar a la franquicia a lo más alto, pero claro… ¿No habrá tenido que ver en esto no solo los resultados sino también lo ocurrido con sus comentarios hacia Fidel Castro de comienzos de temporada? ¿Se ha podido juntar todo para decir “hasta aquí”?
    Bueno, desde la otra punta del mundo, se despide un amigo.
    Saludos.

Dejen sus comentarios con toda tranquilidad, que el blog no muerde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s