Locura Pura y Dura

Estándar

Post-317Recuerdo que cuando escribí el post sobre el despido de Ozzie Guillén, mi amigo Berkut comentó algo simple, pero que iba extraordinariamente al punto:

¡Vaya, vaya, cómo ha quedado destrozado el proyecto del año pasado a éste!

Pues, cual presagio, eso se cumplió a cabalidad el día de hoy. Los Marlins han hecho uno de los mayores intercambios de la historia -sí, leyó bien- con los Toronto Blue Jays.

Tan grande es este movimiento, que deja en el más absoluto de los ridículos al que los Red Sox y Dodgers hicieron en el periodo de traspasos de la temporada que recién se acabó. Como todo es demasiado complejo para intentar analizarlo, me colgaré del artículo que Fox Sports Florida publicó respecto a los fechos:

Los Blue Jays adquirirán a los abridores Josh Johnson y Mark Buehrle, al campocorto José Reyes, al utilitario Emilio Bonifacio y al receptor John Buck.

Los Marlins recibirán un paquete que incluye a los campocortos Yunel Escobar y Adeiny Hechavarría, los abridores Henderson Álvarez y Justin Nicolino y el jardinero central Jacob Marisnick.

Un receptor también partirá hacia Miami en este intercambio: J.P. Arencibia, Jeff Mathis o Bobby Wilson.

Posteriores informaciones publicadas en MLB Trade Rumors confirmaron que Mathis es quien hace las maletas y parte hacia el Sur de la Florida, además del lanzador diestro Anthony DeSclafani. Ah, y de paso un suministro de por vida de jarabe de maple para el desayuno.

Sólo una palabra puede describir lo que siento ahora: desconcierto. Al parecer, Giancarlo Stanton también está de acuerdo.

Y no es porque me haya enterado de esto luego de dormir una siesta de casi cuatro horas -de lo que me arrepiento profundamente, dicho sea de paso-. Haciendo un cálculo sencillo, los Marlins se deshacen de obligaciones contractuales -presentes y futuras- que alcanzan casi US$164 millones. Y la nómina actual cae de 100 a 16 millones de la divisa norteamericana. ¿Qué más se necesita para ver que la tremenda apuesta que hicimos para esta temporada nos terminó explotando en la cara de la peor forma posible?

No me sorprende que JJ se fuera: después de todo, mucho se especuló con él hasta el cierre de los traspasos de mitad de temporada. Buck tampoco es gran pérdida, ya que no rindió en ataque ni en defensa. Pero ¿por qué decir adiós a Buehrle, Reyes y Boni? Yo pensé que al menos se les daría un par de años extra para seguir defendiendo los colores de Miami. Buehrle fue, por lejos, nuestro mejor lanzador en 2012, aunque los números tiendan a apartarnos de ese juicio. Reyes comenzó mal, pero se repuso en la segunda mitad y se convirtió en todo un líder para el club; el líder que Hanley Ramírez nunca fue. Y Boni siempre se las arreglaba para levantar el ánimo de sus compañeros, aún en los peores momentos.

Lo cierto es que si nos desvinculamos de nuestros dos mejores lanzadores y tres piezas fundamentales para hacer una alineación estable, estaremos muy lejos de siquiera competir el próximo año. Peor aún es que hayamos obtenido sólo esto a cambio. Si hubiese habido quizás un J.P. Arencibia o un Anthony Gose dentro de la nueva nómina, todo este terremoto habría sido más pasable. Puede que la pretemporada ayude a calmar algunas dudas, pero todo, hasta ahora, apunta hacia allá.

Ya decía yo que no se puede ser un fan de esta franquicia sin ser un auténtico hijo del rigor.

About these ads

2 comentarios en “Locura Pura y Dura

Dejen sus comentarios con toda tranquilidad, que el blog no muerde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s