10 Days in Miami

Estándar

The retractable roof is a living metaphor about transitions, and how things are never the same after certain events.

By the time you’re reading this post, I’ll be on my way back home, just after feeling the cloak of dreams and happiness lift itself from my weary, tired shoulders.
Continuar leyendo

Tercer Partido en el Marlins Park

Estándar

20121003-135454.jpg
El juego de anoche entre los peces y los metropolitanos fue el último al que asistí, básicamente por razones de tiempo, dinero y la maldita astenia que me atacó cada mañana durante los últimos días. Fue una verdadera montaña rusa, especialmente en su parte final. Vamos ahora con los puntos más importantes.

Continuar leyendo

Segundo Partido en el Marlins Park

Estándar

Un plano semi-personal desde la Sección 137 del Marlins Park.

Mal le fue a los dirigidos por Ozzie Guillén en el juego de este domingo, ya que cayeron ante los Phillies por 4 a 1. Hasta ahora, los peces tienen marca de 1-1 en los juegos a los que he ido. Vamos a ver otras notas interesantes del encuentro. Continuar leyendo

Primer Partido en el Marlins Park

Estándar

¿Ven ésa escultura? Pues la vi en acción por primera vez durante este partido.

No dispongo de mucho tiempo para escribir por cansancio, así que vamos con algunas breves notas del primer encuentro entre Marlins y Phillies; el primero que fui a ver en el acuario -y en cualquier otra cancha del planeta, dicho sea de paso-. Continuar leyendo

Primera Visita al Marlins Park

Estándar

El sello artístico de Jeffrey Loria se deja ver en cada rincón del estadio.

Hoy tuve mi primer encuentro en vivo y en directo con el estadio de los Marlins. Lo que leí tantas veces sobre su aspecto era sobradamente cierto: realmente parece una nave espacial descansando en el antiguo sitio del Orange Bowl. Su fachada, dominada por tonos blancos y azul zafiro, es aún más imponente frente a los tonos ocre, rojo ladrillo y gris que exhibían las construcciones cercanas.

Continuar leyendo

Casi Irreal

Estándar

De norte a sur, la Palmetto. De este a oeste, la calle 103.

Mientras escribo estas líneas, ya han dado las diez de la noche en Miami. A mis pies se extiende la Calle 103 y, perdiéndose en la distancia de las luces, la Autopista Palmetto serpentea entre los pequeños locales, las casas y el par de centros comerciales que rodean su magnificencia.

Continuar leyendo