Doble Milagro

Estándar

Hola, soy Casey McGehee y me da lo mismo conectar bambinazos o no. Foto: Wilfredo Lee/AP (vía Yahoo! Sports).

Cuando uno es escéptico, en especial por cómo ha marchado Miami en los últimos juegos, cosas como las que vimos ayer en el Acuario tienden a mover un poco el tablero.

Brad Hand (W, 1-2) se anotó su primera victoria como abridor desde el 2011 -en esa ocasión derrotó a los entonces horribles Astros de Houston-, lanzando siete entradas en las que limitó a San Francisco a dos carreras y seis imparables, con un boleto y cuatro strikeouts. Empleó 96 lanzamientos en su faena, con 64 strikes. Un milagro de los grandes, señoras y señores.

El otro llegó a manos de Casey McGehee, quien se llevó la cerca por primera vez desde el 10 de mayo. Ese cuadrangular de dos vueltas que le conectó a Tim Lincecum (L, 9-6) en la primera manga rompió una sequía de 58 partidos para “Hits” en dicha categoría.

Adeiny Hechavarría cerraría el 3-2 definitivo en la séptima al cruzar el plato luego de un wild pitch de Lincecum. Steve Cishek se anotó su salvamento número 21 en 24 oportunidades.

Extrañábamos Ganar Una Serie

Estándar

Nuestras felicitaciones a quien va a ser padre dentro de muy poco. Foto: Wilfredo Lee/AP (vía Yahoo! Sports).

Por primera vez desde el 9 de junio, Miami fue capaz de ganar dos partidos consecutivos. Ahora lo logró gracias a una blanqueada de 5-0 contra los Phillies para llevarse una importante serie.

Tom Koehler (W, 6-6) no tuvo problemas para maniatar a las piezas de museo, permitiendo sólo tres imparables y un boleto sobre seis excelentes entradas, ponchando a siete. El diestro, que usualmente se mete en toda clase de problemas al llegar al segundo tercio del juego, apagó dos incendios con corredores en tercera y sin outs. Después del partido, fue transferido a la lista de paternidad; su esposa, Ashley, está a punto de tener a su primer hijo.

La ofensiva se esparció un poco, pero otorgó apoyo suficiente para darle un colchón a Koehler. Donovan Solano abrió los fuegos con un sencillo en la cuarta ante Cole Hamels (L, 2-3), aprovechando al máximo una situación de bases llenas. En la quinta, dobletes de Ed Lucas y Casey McGehee dejaban las cosas 3-0 a favor de los peces. McGehee, dicho sea de paso, es el segundo jugador en nuestra historia que consigue 100 hits antes del Juego de Estrellas. Jarrod Saltalamacchia cerró la puerta por fuera con un cañonazo monumental de dos rayitas ante Mario Hollands en la octava.

Cara y Sello

Estándar

Entiendo que te tiren agua, pero el aroma del Gatorade es más difícil de sacar. Foto: Instagram de los Marlins.

A estas alturas de la vida, cada cosa buena que reciben los peces viene acompañada de una mala.

Anoche, Miami derrotó por 5-4 a Philadelphia y rompió una racha de cuatro derrotas al hilo gracias a un hit de Ed Lucas en la parte baja de la undécima entrada. Todo un bálsamo para un club que perdió cinco partidos de muerte súbita en junio; ningún otro club tiene una distinción tan dudosa en su palmarés.

Por su parte, A.J. Ramos fue a parar a la lista de lesionados de 15 días debido a una inflamación de su hombro derecho, gatillada por los 50 lanzamientos que hizo sobre 1 2/3 entradas en la derrota contra los mismos Phillies el jueves pasado. Lo peor es que el “Mexicutioner” ha sido, hasta ahora, una de las caras más decentes de un bullpen intragable: además de su récord de 4-0 y ERA de 2.17, ha limitado a los oponentes a un promedio de .178 y ponchado a 42 bateadores en 37 1/3 mangas.

Damas y Caballeros, Marcell Ozuna

Estándar

La jugada ganadora en cuatro sencillos pasos. Foto: @Marlins.

La jugada ganadora en cuatro sencillos pasos. Foto: @Marlins.

Hay opiniones variadas sobre el valor de Marcell Ozuna. El dominicano ha demostrado a ratos poseer las cinco herramientas, aunque su defensa ha sido especialmente admirada por quienes seguimos a los Marlins.

Sin embargo, lo que hizo hoy es para ponerlo en un marco y mandarlo al Salón de la Fama.

Steve Cishek se metió nuevamente en problemas en la novena, al colocar la carrera del empate en tercera con sólo un out. Chris Young conectó una bola elevada al jardín izquierdo con cuenta llena. Ozuna la atrapó en el mismo momento que Kirk Nieuwenhuis comenzaba a correr hacia el plato. Voló el dardo y, en una maniobra que pareció desafiar todas las leyes de la física, le ganó el pique al “holandés” por poco menos de medio metro. Acto seguido, el estadio se vino abajo en gritos.

Un episodio antes, ya había cazado infraganti a David Wright tratando de colarse en la última base, preservando esa ventaja dorada de 3-2 que le daría la victoria a Henderson “Nishimoto” Álvarez tras lanzar 6 1/3 entradas en blanco, permitiendo siete hits y ponchando a cinco.

Todo gracias a que Marcell Ozuna no tiene una resortera ni un arco compuesto en su brazo derecho. Tiene una bazooka en toda regla.

Bienvenida Triste

Estándar

La ofensiva de los peces le debe una gran disculpa a Andrew Heaney. Foto: Instagram de los Marlins.

Todo pintaba para un gran día en Miami. Recibíamos a los Mets en el inicio de una nueva serie y debutaba Andrew Heaney, nuestro prospecto número uno y el mejor entre todos los lanzadores zurdos a nivel de promesas.

Lamentablemente, un error terminó convirtiendo su fiesta de bienvenida en un recuerdo para el papelero. David Wright conectó un bambinazo en la primera entrada ante nuestro zurdo, la única carrera del partido. Más que suficiente apoyo para Zach Wheeler (W, 3-7), quien lanzó el juego completo y sólo permitió tres hits a los peces.

Heaney (L, 0-1) permitió sólo cuatro hits y un boleto sobre seis mangas. Es el sexto pitcher en los últimos 100 años que pierde su debut por la mínima y con un cuadrangular. ¿El último? Brad Hand, otro miembro de los Marlins, sufrió la misma suerte ante Atlanta el 7 de junio de 2011.

G.I. Jones Hunde a Chicago

Estándar

Nuestro primera base se sacudió la racha negativa de la mejor forma posible. Foto: Instagram de los Marlins.

Garrett Jones, quien había tenido un periplo de horrible suerte con el madero durante los últimos cuatro juegos -casi todos sus batazos iban a parar directamente a los rivales-, conectó un cuadrangular de tres carreras en la séptima manga ante Brian Schlitter (L, 2-2) que fue decisivo para darle a Miami el triunfo contra los Chicago Cubs por 6-5.

Anthony “Disco” DeSclafani, quien fuera ascendido ayer desde New Orléans, se sobrepuso a una rocosa primera entrada y le dio un buen descanso a nuestro apabullado relevo. Salió sin decisión tras permitir cuatro carreras y seis hits sobre seis episodios, con un boleto y cinco strikeouts.

Derecho al Abismo

Estándar

El precismo momento en que se pudrió todo. Foto: J. Pat Carter/AP (vía Yahoo! Sports).

Lo que iba camino de ser un día genial, gracias a la victoria de Chile por 3-1 ante Australia en el Mundial de Brasil más la humillación de España por parte de Holanda horas antes, terminó enterrado en el lodo debido a una dolorosa derrota de los Marlins ante los Piratas del Caribe, gatillada por el cuadrangular que Mike Dunn le cediera al novato Gregory Polanco en la 13ª manga. Y eso que habíamos remontado un déficit de 6-2 en la novena…

¿Hasta cuándo vamos a esperar para que Mike Redmond vea que este tipo NO sirve contra zurdos? Las estadísticas no mienten: en 2014, los siniestros han posteado una línea de .244/.333/.415, mientras que los diestros sólo le han arañado un triple slash de .204/.306/.370. Ah, y nos ha costado cuatro derrotas en general.