Adiós al Tomahawk

Estándar

Los Braves se fueron a negro en todo sentido. Foto: J. Pat Carter/AP (vía Yahoo! Sports).

Por primera vez desde 2009, los Marlins derrotaron a Atlanta en la serie anual entre ambos clubes, llevándose el gato al agua por 10 juegos a 9. Todo ello gracias a nuestro 15º blanqueo de la temporada y la 40ª victoria en el Acuario.

Brad Hand (W, 3-6) sólo permitió cinco hits y eliminó a tres por la vía del strikeout en seis entradas, empleando apenas 74 lanzamientos para acabar su turno. Chris Hatcher, Mike Dunn y A.J. Ramos se combinaron para recorrer el resto del camino de forma perfecta.

Julio Teherán (L, 13-11) no pudo salir de la sexta manga; la nave miamense lo laceró con cuatro rayitas y ocho imparables en 5 2/3 capítulos. Jarrod Saltalamacchia impulsó un par de carreras con un elevado de sacrificio y un sencillo. Donovan Solano duplicó la ventaja y Marcell Ozuna cerró el 4-0 final con un doblete raso al 右中間. Es la primera vez que el diestro colombiano cedió un partido ante Miami en lo que lleva de carrera.

No podría cerrar este post sin señalar que los Marlins tuvieron de hijo a Freddie Freeman todo el año, limitando al primera base de los Braves a 10 hits en 74 at-bats (.135). Es el promedio de bateo más bajo jamás registrado contra los Marlins en toda la historia, superando al .150 (9 de 60) de Carlos Delgado en 2008.

Full Speed Ahead!

Estándar

Hi, I’m Jarred Cosart and you can’t hit me, no matter how hard you try. Photo: Marlins’ Instagram.

Everything went right last night for the Feesh, as they gave the Atlanta Braves a good, old-fashioned dose of obliteration by an 11-3 score.

The offense collected a season-high 18 knocks. Every starter got on base at least once. Marcell Ozuna paced the efforts with a four-hit game and the same number of RBIs; he barely missed a Grand Slam in the 8th. Justin Bour almost hit his first career HR. Tits McGehee and Giancarlo Cruz-Michael Stanton did the usual, opening the scoring and then padding the run cushion. Heck, even Salty and Hech chipped in with RBI singles of their own. All things considered, it was a splendid display of the Machine-Gun Offense model.

At this point, Aaron Harang (L, 10-10) must still be wondering where are those sign-stealing cameras at Marlins Park -hint: there are none, you just suck as a pitcher-, as the home team knocked him out of play after just 3 2/3 innings (10 H, 6 ER). Meanwhile, Jarred Cosart delivered more of the same with another quality performance (7 2/3 IP, 5 H, 3 R, 1 BB, 6 SO). Even Freddie Freeman -who’s batting below .100 against the Feesh in 2014- breaking his streak of 207 consecutive batters without allowing a longball wasn’t enough to take him out of focus.

Hora de Abrir los Ojos

Estándar

Como en tantas otras ocasiones, un mísero error nos privó de llevarnos el gato al agua. Foto: Yahoo! Sports.

La nave miamense sigue tropezándose una y mil veces con la misma piedra. Ayer cayó 4-3 ante los Mets en el último juego de la serie, quedando cuatro partidos bajo .500 (67-71) y con prácticamente cero chances de optar incluso al segundo comodín.

Admitámoslo, gente: que los Marlins hayan estado jugando partidos con importancia en las postrimerías de la temporada fue un milagro que no esperaba nadie, en especial después de perder a José “Sawamura” Fernández. Pero la realidad es cruel y nos muestra que la principal diferencia entre un contendiente de verdad y los peces es que el primero no cede series contra rivales de división.

Ahora sólo nos queda darle duro a lo que resta del año y hacer de spoiler. Será interesante ver a qué equipo le arruinamos de la forma más cruel sus chances de postemporada.

Absurdity Galore!

Estándar

Hi, I’m Henderson Álvarez and I wasn’t the main story on today’s craptastic display of baseball. Photo: Steve Mitchell/USA Today (via FishStripes).

There are some things money can’t buy. For everything else, there’s MasterCard (TM). This was probably the most absurd, senseless, funny and erratic game of 2014 in the majors or any other top-tier baseball league. You’ll see blooper reels of those plays for years to come. But at least we landed on our feet.

62 Victorias

Estándar

Stanton ya llegó a 88 carreras impulsadas este año, estableciendo un nuevo récord personal. Foto: Lynne Sladky/AP (vía Yahoo! Sports).

Con 38 partidos por jugar, los Marlins empataron la marca de triunfos del año pasado y volvieron a la meseta de .500 gracias a una paliza de 10-3 ante los Arizona Diamondbacks.

El juego ya estaba prácticamente sentenciado en la primera manga, luego de que Giancarlo Cruz-Michael Stanton y Garrett Jones conectaran sendos cuadrangulares para dejar la cosa 4-0 en favor de los peces. En la séptima, Jarrod Saltalamacchia y Marcell Ozuna trajeron dos al plato cada uno para ponerle el broche de oro al compromiso. En total, la nave multicolor despachó doce hits y anotó dobles dígitos por primera vez desde el 5 de junio.

Tom Koehler (W, 9-9) permitió dos carreras y seis hits en seis mangas para llevarse el triunfo, mientras que Josh Collmenter (L, 8-7) cedió cinco rayitas en cuatro capítulos.

Desde el inicio de la segunda etapa de la temporada, Miami lidera la Liga Nacional con 18 victorias. Ha ganado tres series consecutivas, así como siete de las últimas diez.

Compre un Error, Llévese Otro Gratis (No Incluye Despacho)

Estándar

¿Qué se supone que debo poner aquí si ya está todo dicho? Foto: Joe Skipper/AP (vía Yahoo! Sports).

La primera salida de Henderson “Nishimoto” Álvarez (W, 9-5) después de volver de la lista de lesionados fue, como se dice coloquialmente, par for the course. Permitió sólo una carrera, un boleto y ponchó a seis sobre siete buenas entradas en la lomita.

Fue un partido raro el presenciado esta noche en el Marlins Park. Los Diamondbacks sucumbieron defensivamente en las tibias aguas del acuario, anotándose con la friolera de cinco -sí, cinco- errores, todos producto de jugadores distintos. A pesar del ofertón de regalos, Miami no pudo arañar más que dos rayitas, producto de un triplazo de Jeff Baker en la cuarta y un forceout de Jeff Mathis en la séptima. El perjudicado fue Wade Miley (L, 7-9), quien ponchó a nueve sobre siete capítulos, cediendo apenas una carrera limpia.

Rompiendo la Modorra

Estándar

Otro día en el que podemos mirar al cielo y sonreír. Foto: Instagram de los Marlins.

Marcell Ozuna, quien venía con una mala racha de 16 at-bats consecutivos sin conectar un hit, se vistió de héroe anoche ante los Arizona Diamondbacks, conectando el doblete ganador en la décima entrada ante Bradin Hagens (L, 0-1), quien hacía su debut en las Ligas Mayores.

Fue nuestra 22ª victoria por medio de la remontada esta temporada, así como la 30ª que se decide por una carrera. Con 41 partidos por jugar, ya hemos llegado a 60 triunfos el 2014. El año pasado alcanzamos esa cifra inmediatamente después de sumar 100 derrotas.

Brad Penny, en su primer partido de por vida en el acuario, se paseó por la cuerda floja, permitiendo cuatro carreras y cinco imparables en el mismo número de mangas, con tres boletos y tres ponches. El relevo estuvo soberbio y Mike Dunn lanzó los dos últimos episodios en blanco para convertirse en el primer relevista miamense en llegar a diez victorias en una temporada. El récord anterior era de nueve, compartido por Robb Nen (1997) y Edward Mujica (2011).

A nivel global, el último relevista con dobles dígitos en juegos ganados que recordaba era Masafumi Hirai, quien puso registros de 15-5, ERA de 2.32 y 27 salvamentos en 1995 con Orix.