Tres Nominados al Guante de Oro

Estándar

Imagen: Instagram de los Marlins.

Los Marlins recibieron tres nominaciones para los premios del Guante de Oro de este año: Giancarlo Stanton y Christian Yelich como jardineros y Adeiny Hechavarría en el campocorto.

Yelich ya es toda una institución en el jardín izquierdo y posteó los mejores números de todo el grupo: 12.8 UZR, 13 DRS, 6 asistencias y 1 error en 262 chances. Sus rivales serán Justin Upton (ATL) y Starling Marté (PIT).

Stanton busca redondear una campaña sólida en todos los ámbitos con este premio. A su favor corren 7 asistencias y 7 DRS, aunque su UZR y rango palidecen en comparación con los de Jason Heyward (ATL) o Gerardo Parra (MIL).

Considerando que ahora el peso de los números avanzados es mayor -25% de los votos totales-, las posibilidades de que Hechavarría gane el Guante de Oro son mínimas, por no decir inexistentes. A pesar de terminar con el sexto mejor porcentaje de fildeo entre los campocortos de la Nacional, quedó al fondo en UZR (-8.8) y DRS (-3), totalizando un dWAR de 0.3, apenas por sobre el nivel de reemplazo. Andrelton Simmons, el actual campeón defensor (ATL, 3.9 dWAR, líder en UZR y DRS) y Zach Cozart (CIN, 2.8 dWAR) corren con mucha más ventaja en ese ámbito.

Adiós al Tomahawk

Estándar

Los Braves se fueron a negro en todo sentido. Foto: J. Pat Carter/AP (vía Yahoo! Sports).

Por primera vez desde 2009, los Marlins derrotaron a Atlanta en la serie anual entre ambos clubes, llevándose el gato al agua por 10 juegos a 9. Todo ello gracias a nuestro 15º blanqueo de la temporada y la 40ª victoria en el Acuario.

Brad Hand (W, 3-6) sólo permitió cinco hits y eliminó a tres por la vía del strikeout en seis entradas, empleando apenas 74 lanzamientos para acabar su turno. Chris Hatcher, Mike Dunn y A.J. Ramos se combinaron para recorrer el resto del camino de forma perfecta.

Julio Teherán (L, 13-11) no pudo salir de la sexta manga; la nave miamense lo laceró con cuatro rayitas y ocho imparables en 5 2/3 capítulos. Jarrod Saltalamacchia impulsó un par de carreras con un elevado de sacrificio y un sencillo. Donovan Solano duplicó la ventaja y Marcell Ozuna cerró el 4-0 final con un doblete raso al 右中間. Es la primera vez que el diestro colombiano cedió un partido ante Miami en lo que lleva de carrera.

No podría cerrar este post sin señalar que los Marlins tuvieron de hijo a Freddie Freeman todo el año, limitando al primera base de los Braves a 10 hits en 74 at-bats (.135). Es el promedio de bateo más bajo jamás registrado contra los Marlins en toda la historia, superando al .150 (9 de 60) de Carlos Delgado en 2008.

Full Speed Ahead!

Estándar

Hi, I’m Jarred Cosart and you can’t hit me, no matter how hard you try. Photo: Marlins’ Instagram.

Everything went right last night for the Feesh, as they gave the Atlanta Braves a good, old-fashioned dose of obliteration by an 11-3 score.

The offense collected a season-high 18 knocks. Every starter got on base at least once. Marcell Ozuna paced the efforts with a four-hit game and the same number of RBIs; he barely missed a Grand Slam in the 8th. Justin Bour almost hit his first career HR. Tits McGehee and Giancarlo Cruz-Michael Stanton did the usual, opening the scoring and then padding the run cushion. Heck, even Salty and Hech chipped in with RBI singles of their own. All things considered, it was a splendid display of the Machine-Gun Offense model.

At this point, Aaron Harang (L, 10-10) must still be wondering where are those sign-stealing cameras at Marlins Park -hint: there are none, you just suck as a pitcher-, as the home team knocked him out of play after just 3 2/3 innings (10 H, 6 ER). Meanwhile, Jarred Cosart delivered more of the same with another quality performance (7 2/3 IP, 5 H, 3 R, 1 BB, 6 SO). Even Freddie Freeman -who’s batting below .100 against the Feesh in 2014- breaking his streak of 207 consecutive batters without allowing a longball wasn’t enough to take him out of focus.

Se Paga Solo

Estándar

No ves mi rostro. Tampoco mis lanzamientos. Foto: Kevin Liles (vía FishStripes).

Menos mal que a los peces se les ocurrió volver a ganar; esto de estar atascado en 666 posts me tenía, digamos, un pelín nervioso…

Jarred Cosart (W, 12-8) sigue entregando dividendos con intereses extra a los Marlins: lanzó siete entradas en blanco, con cinco ponches y apenas un boleto para dominar sin complicaciones a Atlanta, equipo al que le cortó una racha de tres triunfos consecutivos. En sus últimas cuatro salidas, Cosart ha permitido sólo dos carreras limpias en 27 2/3 capítulos, lo que equivale a un ERA de 0.65.

Donovan Solano fue el principal apoyo ofensivo para el diestro, cuajando un juego con tres hits y dos impulsadas, incluyendo su tercer bambinazo del año en apenas 200 at-bats.

Siete Años Después

Estándar

El “windup” de Henderson Álvarez antes de su primer lanzamiento de la noche. Foto: Associated Press (vía Yahoo! Sports).

Si los Marlins lograron ganar tres de cuatro partidos en el Turner Field por primera vez desde el 2007 fue gracias a la labor combinada de Jarrod Saltalamacchia y Henderson “Nishimoto” Álvarez.

Nuestro backstop conectó tres de los ocho imparables de Miami, incluyendo el impulsor de la carrera ganadora ante Craig Kimbrel (L, 0-2) en la parte alta de la novena entrada. Salty se vio más relajado, intentando buscar el contacto en vez de concentrar todos sus esfuerzos en un vuelacercas. Incluso se exhibió algo en defensa, abortando un intento de robo de B.J. Upton. Un envión de ánimo doble para el ambidiestro, quien ya lleva 12 errores en el 2014, empatando la marca histórica de la franquicia para receptores.

El venezolano también hizo lo suyo, dándonos otra excepcional salida: seis hits permitidos, un boleto y cuatro strikeouts en ocho mangas sobre la lomita. 64 de sus 101 envíos fueron strikes.

La siguiente parada para la nave multicolor será Houston, un club en situación muy similar a la nuestra. Que pasen George Springer y compañía. No les tenemos miedo.

Y Van Tres…

Estándar

¿Dramático? Sí. ¿Exagerado? Totalmente. ¿Efectivo? Por supuesto. Foto: David Tulis/AP (vía Yahoo! Sports)

A pesar de que muchos lo queremos fuera del club desde hace tiempo, Jacob Turner (W, 3-6) sigue agarrándose como una rémora a los Marlins. En su retorno a la rotación tras ocho apariciones como relevista -en las que acumuló un ERA de 5.74-, tuvo un cometido decente ante los Atlanta Braves. En cinco entradas de trabajo, permitió sólo dos carreras y cuatro hits.

La ofensiva de los peces golpeó a Mike Minor (L, 3-6) como si fuera una piñata en fiesta de cumpleaños, sacándole 10 imparables y 6 rayitas en apenas tres mangas. Cinco jugadores diferentes impulsaron al menos una carrera. A destacar la labor del colombiano Donovan Solano, quien conectó cuatro hits por primera vez en su carrera. Los peces corrieron con la ventaja hasta la octava, donde el relevo estuvo a meros centímetros de arruinarlo todo por enésima vez.

En la novena y con un corredor a bordo, Jeff Mathis y Adeiny Hechavarría se combinaron para sacar un out del tamaño de los Everglades. Un lanzamiento perfecto que borró de las bases al pinch-runner Jordan Schaefer y dejó a los peces en excelente posición para cerrar el marcador definitivo de 6-5, nuestro tercer triunfo al hilo.

La Segunda Vale

Estándar

Miami le ha ganado 5 de 10 partidos a los Braves esta temporada. Foto: Kevin Liles/USA Today (vía FishStripes).

En lo que fue el enésimo compromiso a muerte súbita que hemos disputado el 2014 -a estas alturas ya perdí la cuenta exacta-, Garrett Jones sacó el conejo del sombrero de la forma menos pensada: conectándole el hit ganador al novato Shea Simmons (L, 1-2). Ese sencillo de dos carreras con las bases llenas en la parte alta de la décima entrada sentenciaría el 3-1 definitivo sobre Atlanta. Un episodio antes, Miami había cargado las almohadillas contra el cerrador Craig Kimbrel, pero no pudo sacar nada en limpio.

Tom Koehler se fue sin decisión luego de lanzar 6 2/3 mangas, permitiendo una carrera y ponchando a siete bateadores. Luchó bien contra un inspiradísimo Julio Teherán, quien ponchó a 11 peces y no permitió hombres en base hasta que Jarrod Saltalamacchia le conectó un vuelacercas en la quinta.

Steve Cishek salvó su 22º juego de la temporada. Bryan Morris mejoró su récord a 7-0 gracias a una novena sin incidentes.

Esta es la primera vez desde el 6 de julio que los peces consiguen ganar dos partidos consecutivos.