Completamos la Vuelta

Estándar

La vida suele darte esta clase de bofetadas, mi querido Henderson. Foto: Mitchell Layton (vía FishStripes).

El año pasado, tuvimos un final de ensueño cuando Henderson “Nishimoto” Álvarez lanzó un no-hitter contra los Detroit Tigers en el último día de la temporada. Y como si el argumento hubiera sido escrito por la mayor de las ironías, Miami se vio en el lado equivocado de un no-no un año después.

Sólo Justin Bour -boleto- y Garrett Jones -tercer strike dejado caer- pudieron ponerse en base ante un excepcional Jordan Zimmermann (W, 14-5), quien ponchó a 10 bateadores en camino a hacer historia. Es el primer no-hitter lanzador por un capitalino en la breve historia de la franquicia.

Un error, más conocido como el cuadrangular solitario que concedió a Ian Desmond en la segunda manga, condenó a “Nishimoto” (L, 12-7) a bailar con la fea. A pesar de permitir 11 incontestables, el venezolano registró tres strikeouts y no dio pases libres.

Raya para la suma, Miami termina la temporada en el cuarto puesto de la División Este y con récord de 77-85. Es nuestra quinta temporada al hilo con marca bajo .500, pero la primera desde 2011 en la que evitamos el sótano. Ganamos 15 partidos más que el 2013 y estuvimos compitiendo hasta los últimos suspiros del calendario. Y todo esto sin contar con José “Sawamura” Fernández desde mayo o Giancarlo Cruz-Michael Stanton desde el 11 de septiembre pasado.

Cuarto Partido en el Marlins Park

Estándar

Redondeando un día perfecto. Foto: Instagram de los Marlins.

En mi primer compromiso en el Acuario desde el 2012, los peces necesitaron apenas dos carreras para llevarse el gato al agua ante los Phillies, dando un excelente inicio a nuestra última serie como locales.

La ofensiva vino con un sencillo de impulsor de Ed Lucas en la cuarta más un elevado de sacrificio de Casey McGehee un capítulo más tarde.

Henderson Álvarez (W, 12-6) no tuvo grandes problemas para maniatar a las piezas de museo, permitiendo cinco hits, un boleto y dos ponches sobre 7 2/3 entradas.

Cole Hamels (L, 9-8) compitió palmo a palmo con “Nishimoto” (7 IP, 7 H, 2 ER, 1 BB, 4 SO), pero lo condenó el nulo apoyo ofensivo.

Quisiera destacar también el cometido defensivo de Kike Hernández, quien se inscribió con siete -sí, siete- atrapadas como jardinero central, incluyendo la neutralización de cohetes bateados por Ryan Howard y Marlon Byrd.

La victoria de ayer asegura que la nave miamense terminará este año con récord positivo en casa. Y hablando de marcas, Miami tiene foja de 3-1 en los partidos que he presenciado en vivo.

Aquí les dejo, con todo cariño, una selección de fotos que hice durante el partido.

Absurdity Galore!

Estándar

Hi, I’m Henderson Álvarez and I wasn’t the main story on today’s craptastic display of baseball. Photo: Steve Mitchell/USA Today (via FishStripes).

There are some things money can’t buy. For everything else, there’s MasterCard (TM). This was probably the most absurd, senseless, funny and erratic game of 2014 in the majors or any other top-tier baseball league. You’ll see blooper reels of those plays for years to come. But at least we landed on our feet.

Ensayo Nuclear en el Coors Field

Estándar

¡Kaboom! Foto: Jack Dempsey/AP (vía Yahoo! Sports).

Sacando máximo partido a las particulares condiciones del estadio de los Colorado Rockies, Miami ejecutó un show ofensivo de primera línea y se llevó el primer juego de la serie por un contundente 13-5.

Los bates de la nave se dieron un festín de padre y señor mío ante el errático pitcheo de los locales, totalizando 16 hits y nueve boletos. Marcell Ozuna, Giancarlo Stanton y Jeff Baker registraron tres imparables cada uno; el dominicano puso el broche de oro con un Grand Slam en la parte alta de la novena. Casey McGehee y Christian Yelich también aportaron con un par de incontestables. Incluso Henderson “Nishimoto” Álvarez hizo su aporte, con un batazo de sacrificio en el segundo episodio.

El venezolano estuvo, eso sí, algo errático en la lomita. Cedió cuatro carreras -todas gracias a un par de vuelacercas- y diez hits en seis capítulos, ponchando a cinco y sin dar boletos. De cualquier modo, todo ese apoyo con los bates le sirvió para convertirse en el segundo pitcher miamense en llegar a 10 triunfos este año. Su contraparte, Franklin Morales, cargó con la derrota tras ceder seis rayitas y ocho hits en cuatro mangas.

Compre un Error, Llévese Otro Gratis (No Incluye Despacho)

Estándar

¿Qué se supone que debo poner aquí si ya está todo dicho? Foto: Joe Skipper/AP (vía Yahoo! Sports).

La primera salida de Henderson “Nishimoto” Álvarez (W, 9-5) después de volver de la lista de lesionados fue, como se dice coloquialmente, par for the course. Permitió sólo una carrera, un boleto y ponchó a seis sobre siete buenas entradas en la lomita.

Fue un partido raro el presenciado esta noche en el Marlins Park. Los Diamondbacks sucumbieron defensivamente en las tibias aguas del acuario, anotándose con la friolera de cinco -sí, cinco- errores, todos producto de jugadores distintos. A pesar del ofertón de regalos, Miami no pudo arañar más que dos rayitas, producto de un triplazo de Jeff Baker en la cuarta y un forceout de Jeff Mathis en la séptima. El perjudicado fue Wade Miley (L, 7-9), quien ponchó a nueve sobre siete capítulos, cediendo apenas una carrera limpia.

Que Pase La Sexta

Estándar

Hola, soy Henderson Álvarez y cualquier cosa que hagan para intentar ganarme no sirve de nada. Foto: Instagram de los Marlins.

Tras un mes de junio para el olvido, los Marlins descarrilaron y parecía que hasta ahí llegaba nuestra temporada. Sin embargo, la nave miamense ha estado prendidísima desde el inicio de la segunda mitad, ganando nueve de sus últimos diez partidos y el sexto en fila, poniendo a Mike Redmond y sus tropas de vuelta en la línea de .500. Ya pueden quitarnos de la lista de “vendedores apresurados porque no se les caiga el estadio encima”, señoras y señores.

Henderson “Nishimoto” Álvarez (W, 8-5) tuvo otra excelente presentación, aunque con no poco susto: llenó las bases sin outs en la segunda pero salió ileso. Se reagrupó, eso sí, de forma excelente, trabajando siete entradas en las que cedió cero carreras, tres imparables y cuatro boletos contra el mismo número de ponches. Bryan Morris, Mike Dunn y Steve Cishek (27 SV) completaron el blanqueo.

La ofensiva llegó en las postrimerías. Giancarlo Stanton abrió los fuegos con un sencillo impulsor en la sexta ante Stephen Strasburg (L, 7-9), la única rayita que cedería el Golden Boy capitalino en siete respetables episodios. Christian Yelich puso el 2-0 con un doblete a la izquierda en la octava concedido por Jerry Blevins y cruzó poco después el plato luego de otro batazo de Stanton ante el mismo zurdo.

Siete Años Después

Estándar

El “windup” de Henderson Álvarez antes de su primer lanzamiento de la noche. Foto: Associated Press (vía Yahoo! Sports).

Si los Marlins lograron ganar tres de cuatro partidos en el Turner Field por primera vez desde el 2007 fue gracias a la labor combinada de Jarrod Saltalamacchia y Henderson “Nishimoto” Álvarez.

Nuestro backstop conectó tres de los ocho imparables de Miami, incluyendo el impulsor de la carrera ganadora ante Craig Kimbrel (L, 0-2) en la parte alta de la novena entrada. Salty se vio más relajado, intentando buscar el contacto en vez de concentrar todos sus esfuerzos en un vuelacercas. Incluso se exhibió algo en defensa, abortando un intento de robo de B.J. Upton. Un envión de ánimo doble para el ambidiestro, quien ya lleva 12 errores en el 2014, empatando la marca histórica de la franquicia para receptores.

El venezolano también hizo lo suyo, dándonos otra excepcional salida: seis hits permitidos, un boleto y cuatro strikeouts en ocho mangas sobre la lomita. 64 de sus 101 envíos fueron strikes.

La siguiente parada para la nave multicolor será Houston, un club en situación muy similar a la nuestra. Que pasen George Springer y compañía. No les tenemos miedo.