Compre un Error, Llévese Otro Gratis (No Incluye Despacho)

Estándar

¿Qué se supone que debo poner aquí si ya está todo dicho? Foto: Joe Skipper/AP (vía Yahoo! Sports).

La primera salida de Henderson “Nishimoto” Álvarez (W, 9-5) después de volver de la lista de lesionados fue, como se dice coloquialmente, par for the course. Permitió sólo una carrera, un boleto y ponchó a seis sobre siete buenas entradas en la lomita.

Fue un partido raro el presenciado esta noche en el Marlins Park. Los Diamondbacks sucumbieron defensivamente en las tibias aguas del acuario, anotándose con la friolera de cinco -sí, cinco- errores, todos producto de jugadores distintos. A pesar del ofertón de regalos, Miami no pudo arañar más que dos rayitas, producto de un triplazo de Jeff Baker en la cuarta y un forceout de Jeff Mathis en la séptima. El perjudicado fue Wade Miley (L, 7-9), quien ponchó a nueve sobre siete capítulos, cediendo apenas una carrera limpia.

Que Pase La Sexta

Estándar

Hola, soy Henderson Álvarez y cualquier cosa que hagan para intentar ganarme no sirve de nada. Foto: Instagram de los Marlins.

Tras un mes de junio para el olvido, los Marlins descarrilaron y parecía que hasta ahí llegaba nuestra temporada. Sin embargo, la nave miamense ha estado prendidísima desde el inicio de la segunda mitad, ganando nueve de sus últimos diez partidos y el sexto en fila, poniendo a Mike Redmond y sus tropas de vuelta en la línea de .500. Ya pueden quitarnos de la lista de “vendedores apresurados porque no se les caiga el estadio encima”, señoras y señores.

Henderson “Nishimoto” Álvarez (W, 8-5) tuvo otra excelente presentación, aunque con no poco susto: llenó las bases sin outs en la segunda pero salió ileso. Se reagrupó, eso sí, de forma excelente, trabajando siete entradas en las que cedió cero carreras, tres imparables y cuatro boletos contra el mismo número de ponches. Bryan Morris, Mike Dunn y Steve Cishek (27 SV) completaron el blanqueo.

La ofensiva llegó en las postrimerías. Giancarlo Stanton abrió los fuegos con un sencillo impulsor en la sexta ante Stephen Strasburg (L, 7-9), la única rayita que cedería el Golden Boy capitalino en siete respetables episodios. Christian Yelich puso el 2-0 con un doblete a la izquierda en la octava concedido por Jerry Blevins y cruzó poco después el plato luego de otro batazo de Stanton ante el mismo zurdo.

Siete Años Después

Estándar

El “windup” de Henderson Álvarez antes de su primer lanzamiento de la noche. Foto: Associated Press (vía Yahoo! Sports).

Si los Marlins lograron ganar tres de cuatro partidos en el Turner Field por primera vez desde el 2007 fue gracias a la labor combinada de Jarrod Saltalamacchia y Henderson “Nishimoto” Álvarez.

Nuestro backstop conectó tres de los ocho imparables de Miami, incluyendo el impulsor de la carrera ganadora ante Craig Kimbrel (L, 0-2) en la parte alta de la novena entrada. Salty se vio más relajado, intentando buscar el contacto en vez de concentrar todos sus esfuerzos en un vuelacercas. Incluso se exhibió algo en defensa, abortando un intento de robo de B.J. Upton. Un envión de ánimo doble para el ambidiestro, quien ya lleva 12 errores en el 2014, empatando la marca histórica de la franquicia para receptores.

El venezolano también hizo lo suyo, dándonos otra excepcional salida: seis hits permitidos, un boleto y cuatro strikeouts en ocho mangas sobre la lomita. 64 de sus 101 envíos fueron strikes.

La siguiente parada para la nave multicolor será Houston, un club en situación muy similar a la nuestra. Que pasen George Springer y compañía. No les tenemos miedo.

Habemus Segundo Seleccionado

Estándar

Imagen de archivo: Marc Serota/Getty (vía Zimbio).

No hay mal que por bien no venga, según dice el viejo y conocido refrán. Y Henderson “Nishimoto” Álvarez pudo sacarle el máximo beneficio: fue convocado al Juego de las Estrellas de este año luego de que Jordan Zimmermann se lesionara.

Es la primera vez que el venezolano asistirá al Clásico de Verano. Además, tendremos dos representantes por primera vez desde 2010, cuando Hanley Ramírez y Josh Johnson hicieron acto de presencia.

Esto es bueno por partida doble. Como ya dijimos, sus números eran más que merecedores de consideración para estar entre los elegidos. Además, lo hizo a costa de un jugador de los Nationals, uno de los cuatro equipos a los que odio con inquina.

Habemus Nuevo Ace

Estándar

Ha nacido un nuevo ídolo y un jugadorazo. Foto: Jeff Curry/USA Today Sports (vía FishStripes).

A estas alturas, todos los elogios a Henderson “Nishimoto” Álvarez se quedan cortos. Hoy tuvo otra excelente salida, permitiendo sólo una carrera en siete mangas ante todo un equipazo como son los Cardinals y guiando a los peces a un triunfo por 9-1. También se lució con el madero, aportando tres imparables en cuatro intentos. Ha bajado su ERA a 2.27, el tercer mejor registro en la Liga Nacional. Y como si todo eso fuera poco, los Marlins han ganado sus 10 últimas aperturas, estableciendo un nuevo récord de la franquicia en el proceso.

En lenguaje simple, el venezolano se ha transformado en el nuevo ace del club, llenando de excelente forma el sitio dejado por José “Sawamura” Fernández. Además, su habilidad en ambos lados del marcador -cosa rarísima en un pitcher profesional- lo hace ser la cosa más parecida que tenemos a Shōhei Ohtani: un arma de doble filo que tiene escasos puntos débiles.

Si Henderson Álvarez no es seleccionado para el Juego de Estrellas de este año, cerremos la puerta por fuera, quememos todo y redefinamos de una buena vez el sistema de calificaciones. He dicho.

Damas y Caballeros, Marcell Ozuna

Estándar

La jugada ganadora en cuatro sencillos pasos. Foto: @Marlins.

La jugada ganadora en cuatro sencillos pasos. Foto: @Marlins.

Hay opiniones variadas sobre el valor de Marcell Ozuna. El dominicano ha demostrado a ratos poseer las cinco herramientas, aunque su defensa ha sido especialmente admirada por quienes seguimos a los Marlins.

Sin embargo, lo que hizo hoy es para ponerlo en un marco y mandarlo al Salón de la Fama.

Steve Cishek se metió nuevamente en problemas en la novena, al colocar la carrera del empate en tercera con sólo un out. Chris Young conectó una bola elevada al jardín izquierdo con cuenta llena. Ozuna la atrapó en el mismo momento que Kirk Nieuwenhuis comenzaba a correr hacia el plato. Voló el dardo y, en una maniobra que pareció desafiar todas las leyes de la física, le ganó el pique al “holandés” por poco menos de medio metro. Acto seguido, el estadio se vino abajo en gritos.

Un episodio antes, ya había cazado infraganti a David Wright tratando de colarse en la última base, preservando esa ventaja dorada de 3-2 que le daría la victoria a Henderson “Nishimoto” Álvarez tras lanzar 6 1/3 entradas en blanco, permitiendo siete hits y ponchando a cinco.

Todo gracias a que Marcell Ozuna no tiene una resortera ni un arco compuesto en su brazo derecho. Tiene una bazooka en toda regla.