Arranca el Segundo Tiempo

Estándar

Ya que hemos dejado atrás el aburrimiento mayúsculo del Juego de las Estrellas, los Marlins (44-50 tras la primera mitad) tienen que sacudirse la modorra y conectar varias victorias en fila si quieren seguir compitiendo en el Este de la Nacional.

Para ello, podrían inspirarse en estos Tachikomas y su perfecta coordinación a la hora de hacer… bueno, lo que sea que estén haciendo.

Habemus Segundo Seleccionado

Estándar

Imagen de archivo: Marc Serota/Getty (vía Zimbio).

No hay mal que por bien no venga, según dice el viejo y conocido refrán. Y Henderson “Nishimoto” Álvarez pudo sacarle el máximo beneficio: fue convocado al Juego de las Estrellas de este año luego de que Jordan Zimmermann se lesionara.

Es la primera vez que el venezolano asistirá al Clásico de Verano. Además, tendremos dos representantes por primera vez desde 2010, cuando Hanley Ramírez y Josh Johnson hicieron acto de presencia.

Esto es bueno por partida doble. Como ya dijimos, sus números eran más que merecedores de consideración para estar entre los elegidos. Además, lo hizo a costa de un jugador de los Nationals, uno de los cuatro equipos a los que odio con inquina.

Barajada Inesperada

Estándar

Foto: Roger Hoover (vía Sitio Oficial de los Suns).

Mayo no fue un buen mes para Jarrod Saltalamacchia. No sólo terminó con una pobre línea de .177/.258/.241, sino que también cometió tres errores y tuvo una racha de 26 at-bats sin conectar un hit. Para peor, fue a parar a la lista de lesionados de siete días tras el partido de ayer -caída de 9 a 5 contra Atlanta- debido a una contusión.

Los peces hicieron el movimiento de plantel correspondiente, causando más de una sorpresa: J.T. Realmuto fue ascendido desde Doble-A Jacksonville para reemplazar a Salty.

A pesar de su buen rendimiento con el madero esta temporada -.301/.364/.503 en 46 partidos con los Suns-, Realmuto es un receptor más inclinado a mostrar buenas habilidades defensivas. Jugó como campocorto en sus días de preparatoria y ha mantenido buena parte de su velocidad y agilidad tras cambiarse de posición. Eso sí, no hay que esperar que el nativo de Oklahoma maneje el plato la mayoría del tiempo mientras Saltalamacchia se recupera; esa labor recaerá en el veterano Jeff Mathis.

Viven Las Barbas

Estándar

Salty durante su etapa en Boston. Nada de esto está permitido con los peces. Foto de Archivo: Rob Carr/Getty (vía Zimbio).

Por primera vez desde que Jeffrey Loria asumió como dueño de los Marlins, el club ha cambiado su política de higiene: ahora las barbas estarán permitidas.

Eso sí, nada de los estrambóticos diseños que vimos en equipos como Boston u Oakland el año pasado. El vello facial deberá ser corto y bien controlado, mientras que los cortes de pelo tampoco podrán pasar de la línea del cuello.

A pesar de los cambios, no se espera que estas nuevas directivas afecten demasiado al equipo. No por nada Mike Redmond, nuestro piloto, dijo claramente que “sólo tenemos unos cuantos jugadores que pueden exhibir barba”.