Canjes Iban, Canjes Venían

Estándar

El venezolano Martín Prado es la pieza más interesante que llega a Miami. Foto de Archivo: Jim McIsaac/Getty (vía Zimbio).

Otro día, otro canje para los Marlins. Y esta vez el complemento son los Yankees de Nueva York.

A cambio de Garrett Jones, Nathan Eovaldi y el prospecto Domingo Germán, la nave multicolor ha ganado los servicios de Martín Prado y David Phelps, además de una cantidad aún no especificada de dinero.

Jones fue un absoluto desastre para Miami en 2014, rindiendo bajo el nivel de un jugador de reemplazo (-1.1 WAR) y liderando la Liga Nacional con 13 errores en primera base. Eovaldi, por su parte, mejoró sus periféricos sustancialmente (1.9 BB/9, 6.4 SO/9), aunque el conceder demasiados imparables (223 en 199.2 IP) lo dejó en la zona del montón.

Prado trae versatilidad a nuestro acuario. Es capaz de jugar cuatro posiciones diferentes (2B, 3B, LF, RF) y viene de cuajar una línea de .282/.321/.412 (104 OPS+, 2.1 WAR) entre Arizona y la Gran Manzana. Phelps tuvo foja de 5-5, ERA de 4.38 y FIP de 4.41 en 32 compromisos con los Bombers, haciendo 17 salidas. A mi juicio, quedaría mejor como relevista, pero es probable que los Marlins lo prueben en la rotación luego de que Dan Haren no haya evolucionado favorablemente respecto de las solicitudes del club para no retirarse.

La gran incógnita tras este movimiento es qué pasará ahora con Casey McGehee. Con Michael Morse en primera y la candidatura de Prado a tercera, bien podría ser que “Tits” haya llegado al final de la línea con Miami.

UPDATE (20 de Diciembre, 10:46 AM): McGehee ha sido enviado a San Francisco por dos lanzadores de ligas menores: Luis Castillo (relevista, ninguna relación con nuestro histórico segunda base) y el abridor Kendry Flores. Ambos tuvieron buen rendimiento esta temporada en la Clase A y llegan a reponer el stock de un sistema que cedió a varios brazos en los últimos días. A pesar de su excelente temporada con Miami, a Casey le pesó, en mi opinión, la notable baja de producción que tuvo en la segunda mitad del año. Tras haber jugado 160 partidos con los Marlins, es poco probable que hubiese aceptado un rol de banca luego de que el club adquiriera a Martín Prado.

Desencriptamos el Código Morse

Estándar

Foto de Archivo: Thearon W. Henderson/Getty (vía Zimbio).

Esta offseason ha sido un auténtico carnaval para los Marlins, qué duda cabe. No contenta con adquirir a Mat Latos, Dee Gordon y Dan Haren en traspasos separados, la nave miamense ahora ha reforzado su ofensiva con un nombre de peso: Michael Morse.

Barry Jackson, del Miami Herald, reportó que el poderoso bateador diestro llega al Sur de la Florida por dos años. Sólo tiene que pasar el examen físico de rigor.

A pesar de tener una temporada con al menos 30 cuadrangulares a su nombre, Morse es más propenso a batear line-drives (BABIP histórico de .333) y no es vulnerable contra lanzadores diestros, estilo que le cae de perillas al Marlins Park y sus amplios espacios en el jardín. En 2014, posteó 16 cuadrangulares, 61 carreras impulsadas y una línea de .279/.336/.475 (OPS+ de 130), coronándose campeón con San Francisco.

Defensivamente, Miami tiene planes de usarlo como primera base a tiempo completo a expensas de un ineficiente Garrett Jones, quien ahora pasará a ser pieza de canje o cesión.

En un gesto muy creativo, el club anunció la contratación de Michael de la única forma posible.

Lindo detalle, ¿no creen?

Habemus Segunda Base

Estándar

¿Quieres verme llegar a primera base muy rápido? ¿Quieres verme hacerlo otra vez? Foto de Archivo: Kevork Djansezian/Getty (vía Zimbio).

Cuando parecía que el tercer día de estas Reuniones Invernales se iba sin que los Marlins hicieran nada, sacaron el conejo del sombrero y concretaron un canje con los Dodgers.

La nave miamense ha recibido al eléctrico infielder Dee Gordon y el veterano abridor diestro Dan Haren a cambio de Andrew Heaney -nuestra primera selección en el draft de 2012-, Kike Hernández, el relevista Chris Hatcher y el prospecto Austin Barnes.

Gordon, seleccionado al Juego de Estrellas de 2014, lideró la Liga Nacional con 64 bases robadas -más que las 55 de nuestro club- y 12 triples. Aunque tuvo un parón estadístico en la segunda mitad de la temporada, su velocidad le permitirá hacer un dúo de lujo con Christian Yelich en la parte alta de la alineación. Haren, por su lado, tuvo foja de 13-11 con un ERA de 4.02 y FIP de 4.09 en 32 salidas.

Hace un año, los peces jamás habrían efectuado un canje como este, ya que la posición era proteger a sus jóvenes promesas. Pero ahora la mentalidad es diferente. Además, con el exceso de brazos en nuestro sistema, ceder a Heaney -quien, estadísticamente hablando, no hizo nada para justificar su etiqueta de prospecto de élite- no es gran pérdida.

La acción en San Diego terminará mañana, pero los peces aún pueden hacer otro sacudón y obtener piezas importantes. Los rumores más recientes los tienen conectados a jugadores como Michael Morse y Justin Morneau.

UPDATE 1 (9:10 AM, UTC -4): Haren ha manifestado públicamente su deseo de retirarse del béisbol en caso de ser enviado fuera de California, su estado natal. Los dirigentes de los Marlins ya han iniciado conversaciones con el jugador para que reconsidere su decisión. Los salarios de Haren y Gordon -US$12.5MM en 2015- serán pagados íntegramente por los Dodgers.

UPDATE 2: El infielder Miguel Rojas también parte a Miami con este traspaso.

Capítulo Cerrado

Estándar

Foto de Archivo: Mike Ehrmann/Getty (vía Zimbio).

Rob Brantly, la última pieza que nos quedaba del canje de 2012 con Detroit, ya no es parte de los Marlins: fue reclamado en waivers por los Chicago White Sox durante la tarde de hoy.

Supuestamente debió haber sido nuestro receptor del futuro, pero pasó todo el 2014 con New Orléans, filial Triple-A de los peces, compilando una paupérrima línea de .255/.291/.341 en 101 partidos.

Su rendimiento con el club grande fue aún peor: .235/.298/.325 en 98 partidos entre 2012 y 2013, con una tasa de strikeouts del 19.4%.

Con esos números, ciertamente no lo vamos a extrañar. Y la lección de este capítulo cerrado es clara: nunca más hay que considerar a los Tigers a la hora de negociar, ni aunque nos ofrezcan la segunda venida de Sadaharu Oh.

Comienzan las Reuniones Invernales

Estándar

El afiche oficial del cocido.

El afiche oficial del cocido.

La Front Office miamense ya se encuentra en el hotel Hilton San Diego Bayfront, en el sur de California y justo al frente del Petco Park, para la 113ª edición de este tradicional evento donde se teje el destino de todos los clubes de las Ligas Mayores y que se llevará a cabo hasta el 11 de diciembre.

Puede que nuestra nave no vaya a surfear a la costa oeste, pero tiene sus prioridades claras: adquirir un abridor veterano o con varios años de control restante, así como un bate para brindar protección a Giancarlo Cruz-Michael Stanton en la alineación del 2015.

¿Canje? ¿Fichaje? ¿Otro método aún no descrito en los anales del deporte? Todos los caminos son válidos para obtener esas codiciadas piezas. Manténganse alerta, que ya les contaremos por aquí todas las novedades.

Parchando el Diamante

Estándar

Hola, soy Casey McGehee y nadie me sacará de la titularidad. Foto de Archivo: Mike McInnis/Getty (vía Zimbio).

Los Marlins tienen un trío de jardineros envidiable y que juega de forma muy superior a la media en ambos lados de la pizarra. Pero el infield es otra cosa: salvo Casey McGehee y Jarrod Saltalamacchia, prácticamente todos los otros jugadores que pasaron por alguna zona del diamante no estuvieron a la altura durante el 2014. Y los reemplazos internos tampoco dan más seguridad. Todo lo que se dice “estar quemado”, damas y caballeros.

Por eso, desde este blog queremos dar algunas ideas para reforzar la zona interior de la nave y, al mismo tiempo, aumentar la versatilidad ofensiva. Continuar leyendo

Se Acabó la Telecebolla

Estándar

Hola, soy Giancarlo Stanton y me quedaré en Miami por largo rato. Foto: Steve Mitchell/USA Today Sports.

Es oficial, damas y caballeros. Giancarlo Cruz-Michael Stanton se queda en Miami.

Hoy se oficializó la extensión entre él y la nave multicolor por los próximos 13 años. El contrato asciende a US$325 millones, el más grande jamás otorgado en la historia del deporte profesional en Estados Unidos. Incluye una cláusula anti-traspaso total y una de salida tras la temporada 2020, por lo que proveerá a los Marlins de la flexibilidad suficiente para abordar bien sus planes a largo plazo.

Para simplificar las cifras, puedo decirles que Stanton ganará US$154.321 por cada encuentro de la temporada regular que dispute de aquí al 2027. Lindo, ¿no creen?

Esto es un tapadón de los grandes para todos aquellos “expertos” que creían que Miami no sería capaz de retener a su máxima estrella. Al menos uno de ellos, Ken Rosenthal, le puso el pecho a las balas y pidió disculpas públicas en una columna de Fox Sports. También es un bono mayúsculo para Jeffrey Loria, cuya imagen quedará mucho más lavada a partir de este momento.

Lo bueno del fin de estas especulaciones es que ya no veremos todos esos escenarios de canjes relacionados con Giancarlo; muchos de ellos absurdos hasta decir basta. Los “fans” que los propusieron ahora están calladitos. Mejor, porque así se ven más bonitos.

Este miércoles se llevará a cabo una conferencia de prensa en el Marlins Park para oficializar el vínculo.