Primera Victoria Post-Stanton

Estándar

Tanta pose y, al final, te quedaste pateando la perra. Foto: Instagram de los Phillies.

Parecía que íbamos derecho a una barrida y nuestra quinta derrota consecutiva. Pero Jonathan Papelbon hizo su mejor impresión de Heath Bell y le permitió a los Marlins anotar cuatro carreras en la novena, borrando un déficit de 4-1. A continuación, la secuencia.

  • Jarrod Saltalamacchia abre la entrada con un doblete a la derecha en el primer lanzamiento.
  • Enrique Hernández -quien también conectó su primer vuelacercas con Miami- saca una base por bolas.
  • Adeiny Hechavarría conecta sencillo al jardín central. Bases llenas y comienzan a caer las pifias del respetable.
  • Jordany Valdespín, desde la banca, consigue un groundout a primera. Anota J.T. Realmuto y el marcador queda 4-2.
  • Christian Yelich pone en la pizarra un infield hit, trayendo a Kike a la registradora. 4-3.
  • Justin Bour, el segundo pinch-hitter del inning, deposita suavemente una bola en el jardín central. Adeiny pasa sin problemas. 4-4 y el público comienza a tirar improperios.
  • Papelbon tira un wild pitch, dejándole vía libre a Yelich para sentenciar el 5-4 final.

Como si todo eso fuera poco, el cerrador de los Phillies fue expulsado instantes después por hacerle un “Pato Yáñez” a los hinchas locales. Admito que me reí de lo lindo; ya era hora de que le pasara a alguien más.

Esta fue, además, la primera victoria después de que Giancarlo Cruz-Michael Stanton quedara fuera de acción por el pelotazo que recibió el jueves pasado.

Extrañábamos Ganar Una Serie

Estándar

Nuestras felicitaciones a quien va a ser padre dentro de muy poco. Foto: Wilfredo Lee/AP (vía Yahoo! Sports).

Por primera vez desde el 9 de junio, Miami fue capaz de ganar dos partidos consecutivos. Ahora lo logró gracias a una blanqueada de 5-0 contra los Phillies para llevarse una importante serie.

Tom Koehler (W, 6-6) no tuvo problemas para maniatar a las piezas de museo, permitiendo sólo tres imparables y un boleto sobre seis excelentes entradas, ponchando a siete. El diestro, que usualmente se mete en toda clase de problemas al llegar al segundo tercio del juego, apagó dos incendios con corredores en tercera y sin outs. Después del partido, fue transferido a la lista de paternidad; su esposa, Ashley, está a punto de tener a su primer hijo.

La ofensiva se esparció un poco, pero otorgó apoyo suficiente para darle un colchón a Koehler. Donovan Solano abrió los fuegos con un sencillo en la cuarta ante Cole Hamels (L, 2-3), aprovechando al máximo una situación de bases llenas. En la quinta, dobletes de Ed Lucas y Casey McGehee dejaban las cosas 3-0 a favor de los peces. McGehee, dicho sea de paso, es el segundo jugador en nuestra historia que consigue 100 hits antes del Juego de Estrellas. Jarrod Saltalamacchia cerró la puerta por fuera con un cañonazo monumental de dos rayitas ante Mario Hollands en la octava.

Cara y Sello

Estándar

Entiendo que te tiren agua, pero el aroma del Gatorade es más difícil de sacar. Foto: Instagram de los Marlins.

A estas alturas de la vida, cada cosa buena que reciben los peces viene acompañada de una mala.

Anoche, Miami derrotó por 5-4 a Philadelphia y rompió una racha de cuatro derrotas al hilo gracias a un hit de Ed Lucas en la parte baja de la undécima entrada. Todo un bálsamo para un club que perdió cinco partidos de muerte súbita en junio; ningún otro club tiene una distinción tan dudosa en su palmarés.

Por su parte, A.J. Ramos fue a parar a la lista de lesionados de 15 días debido a una inflamación de su hombro derecho, gatillada por los 50 lanzamientos que hizo sobre 1 2/3 entradas en la derrota contra los mismos Phillies el jueves pasado. Lo peor es que el “Mexicutioner” ha sido, hasta ahora, una de las caras más decentes de un bullpen intragable: además de su récord de 4-0 y ERA de 2.17, ha limitado a los oponentes a un promedio de .178 y ponchado a 42 bateadores en 37 1/3 mangas.

Noveno Blanqueo

Estándar

Por un día, pudimos darnos la mano. Foto: Drew Hallowell (vía FishStripes).

Tras haber perdido siete de diez juegos en la última estadía como locales, los Marlins salieron a rehabilitarse en el camino, escenario que no ha sido nada cortés con ellos en lo que va del 2014. Pero se rehicieron bien ante Philadelphia y pintaron de blanco a los Phillies por 4-0.

Nathan Eovaldi (W, 5-3) lanzó 6 1/3 entradas, en las que sólo permitió cinco hits, un boleto y ponchó a dos. 12 de sus outs fueron con bolas altas. El cuarteto de Mike Dunn, A.J. Ramos, Kevin Gregg y Chris Hatcher se combinó para no permitir nada más hasta el final. Es la novena vez este año que dejamos en cero a un rival, además de la victoria número 100 de Mike Redmond como piloto de la nave.

También hay que destacar la notable contribución de Ed Lucas, quien inició una doble matanza fundamental para hundir los ánimos del local.

En la ofensiva, las carreras llegaron en los extremos del tablero. Casey “Tits” McGehee abrió los fuegos con un doblete que trajo un par a la registradora ante Roberto Hernández (L, 3-6); varios de ustedes lo conocían antes como “Fausto Carmona”. Reed Johnson y Derek Dietrich completarían la producción en la novena con un sencillo impulsor por cabeza.

Youth Trumps Experience

Estándar

Marcell Ozuna scores the winning run. Photo: Marlins’ Official Instagram.

There are some things money can’t buy. For everything else, there’s Mastercard (TM). The Feesh took 2 out of 3 against the Museum Exhibits and are now 19-6 at home, as well as getting their 25th win of 2014.

Semana Negra

Estándar

Hasta este montón de huesos tiene mejor pinta que los Marlins en estos momentos.

El lunes llegábamos a Washington como líderes de la División Este y con récord de 5-1. Seis días después, terminamos el viaje por el norte con seis derrotas al hilo y de vuelta en el sótano. ¿No les decía yo que este equipo era bipolar?

El problema es que después tienen cara para decir que los fans no apoyamos… Bueno, nosotros también tenemos derecho a rechazar cualquier producto que no cumple lo que promete.

Traición #15: Otra Marca Pulverizada

Estándar

Un gran tipo. Un gran cerrador. Nada más que decir. Foto: Instagram Oficial del Club.

Steve Cishek hizo historia anoche, convirtiendo su 28º salvamento consecutivo e imponiendo un nuevo récord de la franquicia en la victoria por 3-2 sobre los Phillies. El sidearmer ha salvado 33 partidos este año; más de la mitad de las victorias que hemos conseguido. Dicho sea de paso, estamos a una de conseguir la meta de 60.

Adeiny Hechavarría se echó al equipo al hombro y aportó todo el peso ofensivo gracias a un triple de dos carreras en la segunda manga ante Cole Hamels -quien nunca ha ganado en Miami- y un groundout productor en la octava.

Brad Hand no figuró en la decisión, pero lanzó de forma más que aceptable, permitiendo dos carreras y siete hits sobre 6 1/3 entradas.