La Segunda Vale

Estándar

Miami le ha ganado 5 de 10 partidos a los Braves esta temporada. Foto: Kevin Liles/USA Today (vía FishStripes).

En lo que fue el enésimo compromiso a muerte súbita que hemos disputado el 2014 -a estas alturas ya perdí la cuenta exacta-, Garrett Jones sacó el conejo del sombrero de la forma menos pensada: conectándole el hit ganador al novato Shea Simmons (L, 1-2). Ese sencillo de dos carreras con las bases llenas en la parte alta de la décima entrada sentenciaría el 3-1 definitivo sobre Atlanta. Un episodio antes, Miami había cargado las almohadillas contra el cerrador Craig Kimbrel, pero no pudo sacar nada en limpio.

Tom Koehler se fue sin decisión luego de lanzar 6 2/3 mangas, permitiendo una carrera y ponchando a siete bateadores. Luchó bien contra un inspiradísimo Julio Teherán, quien ponchó a 11 peces y no permitió hombres en base hasta que Jarrod Saltalamacchia le conectó un vuelacercas en la quinta.

Steve Cishek salvó su 22º juego de la temporada. Bryan Morris mejoró su récord a 7-0 gracias a una novena sin incidentes.

Esta es la primera vez desde el 6 de julio que los peces consiguen ganar dos partidos consecutivos.

Doble Milagro

Estándar

Hola, soy Casey McGehee y me da lo mismo conectar bambinazos o no. Foto: Wilfredo Lee/AP (vía Yahoo! Sports).

Cuando uno es escéptico, en especial por cómo ha marchado Miami en los últimos juegos, cosas como las que vimos ayer en el Acuario tienden a mover un poco el tablero.

Brad Hand (W, 1-2) se anotó su primera victoria como abridor desde el 2011 -en esa ocasión derrotó a los entonces horribles Astros de Houston-, lanzando siete entradas en las que limitó a San Francisco a dos carreras y seis imparables, con un boleto y cuatro strikeouts. Empleó 96 lanzamientos en su faena, con 64 strikes. Un milagro de los grandes, señoras y señores.

El otro llegó a manos de Casey McGehee, quien se llevó la cerca por primera vez desde el 10 de mayo. Ese cuadrangular de dos vueltas que le conectó a Tim Lincecum (L, 9-6) en la primera manga rompió una sequía de 58 partidos para “Hits” en dicha categoría.

Adeiny Hechavarría cerraría el 3-2 definitivo en la séptima al cruzar el plato luego de un wild pitch de Lincecum. Steve Cishek se anotó su salvamento número 21 en 24 oportunidades.

Ya Estaba Bueno

Estándar

Turner no ganaba un juego desde el 10 de julio del año pasado. Foto: Joe Skipper/AP (vía Yahoo! Sports).

Todos ustedes saben que detesto con inquina a Jacob Turner, pero no me queda más que felicitarlo tras verlo sumar su primera victoria en más de 10 meses. Y la logró contra los Milwaukee Brewers, el equipo con el mejor récord de la Liga Nacional.

Jugando con fuego durante prácticamente toda su salida, “Higashio” se las arregló para dejar a los bebedores en cero durante 6 1/3 entradas, en las que cedió ocho imparables y un boleto contra sólo dos strikeouts. Le ayudó el hecho de que sólo tres rivales pudieron impulsar la pelota más allá del infield, además del doble impulsor de Jarrod Saltalamacchia en la segunda manga. Esa fue la única carrera que los peces consiguieron sacarle a Wily Peralta (L, 4-4).

Jeff Baker impulsó la segunda rayita como pinch-hitter en la séptima. Pero las cosas se complicaron en la octava. A.J. Ramos, usualmente eficiente en el rol de puente entre el abridor y Steve Cishek, dejó que Jonathan Lucroy colocara a los Brewers a sólo una de distancia. Mike Redmond se vio forzado a llamar a su cerrador para sacar el salvamento de cuatro outs, lo que logró magistralmente gracias a tres ponches bien puestos, sentenciando el 2-1 definitivo. Es el décimo del año para nuestro sidearmer.

Tercera Victoria Fuera de Casa

Estándar

¡Pa’ fuera, telarañas! Foto: Instagram de los Marlins.

Los Marlins sacaron un conejo del sombrero la noche del jueves y se llevaron el primer partido de la serie contra los Padres en el Petco Park, mismo recinto donde el año pasado fuimos barridos y limitados a sólo una carrera.

Al principio, los peces no tenían por dónde. Se enfrentaron a un Ian Kennedy intratable, ante el que se poncharon 12 veces y al que sólo le pudieron empatar en la sexta gracias a un sencillo impulsor de Derek Dietrich. El mismo Kennedy nos golpeó duro tras conectarle un cuadrangular a Jacob Turner en la segunda entrada; único daño concedido por nuestro abridor en seis capítulos de trabajo.

De ahí todo fue cero para ambos clubes y nos fuimos a muerte súbita. No pasó nada en la décima. Luego de que A.J. Ramos (W, 3-0) trabajara dos entradas de relevo en blanco, los peces se pusieron a trabajar. Un error de Jedd Gyorko con dos outs permitió que Dietrich se embasara. Acto seguido, Giancarlo Cruz-Michael Stanton bateó un rayo láser que superó la valla del jardín central, poniendo el marcador definitivo de 3-1. Steve Cishek no tuvo problemas para sumar su séptimo salvamento del 2014 y darnos nuestra tercera victoria como visitantes.

Noche de Rachas

Estándar

Este pastelazo en la cara dolió como una patada en la entrepierna. Foto: Instagram de los Mets.

  • Garrett Jones y Jarrod Saltalamacchia se llevan la cerca en la octava para darnos ventaja de 3-2: 100 puntos.
  • La racha de partidos consecutivos con al menos un hit de Christian Yelich llega a su fin: -50 puntos.
  • Steve Cishek permite dos carreras en la novena, llevándose la derrota y rompiendo su racha de 33 salvamentos al hilo: no tiene precio.

Hay ciertas cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, existe la FailCard. ¿Qué tenemos que hacer para ganar? ¿Forzar a los abridores a lanzar juegos completos todos los días? Porque el relevo que tenemos es una porquería de la peor especie.

Aplausos Para el Ídolo Máximo

Estándar

Que pase el siguiente… Foto: Kevin C. Cox (vía FishStripes).

8 entradas. 3 hits concedidos. 0 boletos. 14 ponches. Esta fue la línea que José Fernández construyó para darnos nuestra primera victoria como visitantes.

“Sawamura” (W, 3-1) hizo lo que mejor sabe y dominó como quiso a una de las ofensivas más potentes de la Liga Nacional. Tuvo sólo una carrera de apoyo -sencillo impulsor de Casey McGehee en la cuarta manga-, pero fue más que suficiente para silenciar al Turner Field. Steve Cishek lanzó una novena perfecta para conseguir su 33º salvamento consecutivo.

Alex Wood (L, 2-3) también tuvo una noche de inspiración (8 IP, 4 H, 1 ER, 11 SO), pero se vio totalmente opacado por la labor de nuestro ace.